Cargando Eventos

« Todos los Eventos

  • Este evento ha pasado.

Ópera Para Todos: Boris Godunov con Alexander Pushkin

diciembre 16, 2018 @ 5:00 pm - 7:00 pm

$6.000

Corporación Cultural Arte Alameda presenta:
CICLO ÓPERA PARA TODOS:
Domingo 16 de diciembre, 17 hrs.
$5.000 preventa. $6.000 el día del evento
Venta en boletería entre 15 y 21 hrs.
Centro Arte Alameda (av. Lib Bernardo O’Higgins 139)

“El poder de los vivos es insoportable para el pueblo. Solo puede amar a los muertos.” – Boris Godunov, Alexander Pushkin

Cuando en 1824 Pushkin eligió a Boris Godunov para su primer drama histórico, conocía bien al coloso que estaba a punto de abordar. Armado con su lectura de Shakespeare, Pushkin reescribió la épica historia del deslumbrante reino del zar de Rusia (1598-1605). De hecho, varios elementos de Macbeth aparecen a lo largo de esta fábula política, donde un impostor que ambiciona el trono persigue a Boris, fingiendo regresar como el niño al que Boris asesinó en su día para conseguir el poder. Adaptando este poema épico, Musorgski compuso una meditación sobre la soledad del poder, un drama populista donde el verdadero protagonista es el pueblo ruso y su carga de eterno sufrimiento.

Ivo Van Hove no es ajeno a los grandes frescos políticos, después de haber llevado a escena Tragédies Romaines y Kings of War, ambas basadas en obras de Shakespeare. Esta es su primera producción para la Ópera de París. La producción presenta a Ildar Abdrazakov, “uno de los jóvenes bajos más solicitados en el mundo de la ópera” (Vanity Fair) y “uno de los cantantes rusos más fascinantes que han emergido en la escena internacional en la última década” (Opera News).

Opera en un prólogo y 3 actos, Cantada en ruso
Libreto de Modest Mussorgski
Desde la Opéra national de Paris
Duración: 2h10 sin entreacto.

EQUIPO CREATIVO

Dirección de orquesta Vladimir Jurowski
Dirección de escena Ivo Van Hove
Escenografía y luces Jan Versweyveld
Diseño vestuario An D’Huys
Dramaturgia Jan Vandenhouwe
Dirección del coro José Luis Basso
Orquesta y Coro Orquesta y Coro de la Opéra national de Paris

EQUIPO ARTÍSTICO

Boris Godounov Ildar Abdrazakov
Fiodor Evdokia Malevskaya
Xenia Ruzan Mantashyan
La nourrice Alexandra Durseneva
Le prince Chouiski Maxim Paster
Andrei Chtchelkalov Boris Pinkhasovich
Pimen Ain Anger
Grigori Otrepiev Dmitry Golovin
Vaarlam Evgeny Nikitin
L’aubergiste Elena Manistina
L’innocent Vasily Efimov
Mitioukha Mikhail Timoshenko
Police Officer Maxim Mikhailov
A boyar, voice in the crowd Francisco Simonet
Misail Peter Bronder

SINOPSIS

PARTE I / PRÓLOGO
El telón se abre sobre una multitud en el patio del monasterio, donde el fatigado regente Boris Godunov se ha retirado temporalmente. Nikítich, oficial de policía, ordena al pueblo reunido que se arrodille, incitándole a clamar para que Boris acepte el trono. Desde el pórtico de la catedral de la Dormición, el príncipe Shuiski exhorta al pueblo a glorificar al zar Boris. Mientras el pueblo canta un gran coro de elogio, una solemne procesión de boyardos sale de la catedral. El pueblo se arrodilla. Boris aparece en el pórtico de la catedral. Los gritos de “¡Gloria!” alcanzan un clímax y disminuyen. Boris hace un breve monólogo (“Mi alma se aflige”), dejando entrever una sensación de inquietante presagio. Ora por la bendición de Dios y espera ser un gobernante justo y bueno.

PARTE II
Escena 1: Noche. Una celda en el monasterio de Chúdov
Pimen, un venerable monje, escribe una crónica (“Un último relato”) de la historia de Rusia. El joven novicio Grigori se despierta de un horrible (y profético) sueño y se lo cuenta a Pimen: subía a una alta torre, era escarnecido por el pueblo de Moscú y al final caía al vacío. Pimen le aconseja que ayune y ore. Grigori lamenta haberse retirado tan pronto de los asuntos mundanos para convertirse en monje. Envidia los primeros años de aventuras de Pimen. Pimen habla con aprobación de Iván el Terrible y de su hijo Fiodor, quienes mostraron una gran devoción espiritual, y los compara con Boris, un regicida.

Tras descubrir la similitud de edad entre él y el zarévich asesinado, Grigori concibe la idea de hacerse pasar por el pretendiente. Al salir Pimen para el oficio de maitines, Grigori declara que Boris no escapará del juicio del pueblo ni del juicio de Dios.

Escena 2: Una posada en la frontera lituana (1603)
Los vagabundos Varlaam y Misail están con Grigori en la frontera lituana. Tras saludarse, Varlaam pide un poco de vino. Cuando la posadera regresa con una botella, Varlaam bebe y se lanza a una feroz canción (“Una vez en la ciudad de Kazán”) sobre el asedio de Iván el Terrible a Kazán. Los dos monjes se emborrachan rápidamente y pronto empiezan a dormitar. Grigori pregunta sigilosamente a la posadera la dirección hacia la frontera lituana. Aparecen policías en busca de un monje hereje fugitivo (Grigori), quien se ha escapado del monasterio de Chúdov anunciando que va a convertirse en el zar de Moscú. Al observar la apariencia y comportamiento sospechosos de Varlaam, el jefe de policía cree que ha encontrado a su hombre. No puede leer el ukaz (edicto) que lleva, sin embargo Grigori se ofrece voluntario para hacerlo. Lo hace, pero, mirando con atención a Varlaam, sustituye su descripción por la de él. Los policías atrapan rápidamente a Varlaam, quien protesta por su inocencia y pide leer el ukaz. Varlaam apenas sabe leer, pero con dificultad consigue leer la descripción del sospechoso, que evidentemente coincide con la de Grigori. Grigori blande una daga y salta por la ventana. Los hombres van en su búsqueda.

PARTE III
Ahora entra el príncipe Shuiski. Boris lo insulta, acusándole de conspirar con Pushkin, un antepasado del poeta. Sin embargo, el príncipe trae graves noticias. Ha aparecido un pretendiente en Lituania. Boris exige, enojado, saber su identidad. Shuiski teme que el pretendiente pueda atraer a seguidores al llevar el nombre del zarévich Dmitri. Conmocionado por esta revelación, Boris hace salir a Fiodor. Ordena a Shuiski sellar la frontera con Lituania y, claramente al borde de la locura, le pregunta a Shuiski si ha oído hablar de niños muertos que se levanten de sus tumbas para cuestionar a los zares. Boris quiere estar seguro de que el niño muerto que el príncipe ha visto en Uglich sea realmente Dmitri. Amenaza a Shuiski con una ejecución espantosa si miente. El príncipe describe la horrible escena del asesinato de Dmitri en una breve y hermosa aria (“En Uglich, en la catedral”). Pero da indicios de que ha sucedido un milagro (incorruptibilidad). Boris empieza a ahogarse por la culpa y el remordimiento y da una señal a Shuiski para que salga. Boris sufre alucinaciones (alucinación o escena del ‘reloj’). El espectro del difunto Dmitri se acerca a él. Dirigiéndose a la aparición, niega su responsabilidad por el crimen: “¡Vete, vete, niño! No soy tu asesino… ¡la voluntad del pueblo!”. Se desploma, rezando para que Dios tenga misericordia de su alma culpable.

PARTE IV
Escena 1: La plaza ante la catedral de Basilio el Bendito en Moscú (1605)
Una multitud se acerca a la catedral de la Intercesión (el templo de Basilio el Bendito) en la plaza Roja. Muchos son mendigos y, ocasionalmente, aparecen policías. Un grupo de hombres entra, discutiendo sobre el anatema que el diácono ha pronunciado sobre Grishka (Grigori) Otrepyev en la misa. Identifican a Grishka como el zarévich. Con un creciente entusiasmo, cantan el avance de sus fuerzas hacia Kromy, su intento de recuperar el trono de su padre y la derrota a la que conducirá a los Godunov. Entra un idiota, perseguido por unos golfillos. El idiota canta una canción absurda (“La luna se va, el gato maúlla”). Los golfillos le saludan y le dan golpes en su sombrero de metal. El idiota tiene un kopek (moneda) que los golfillos le roban de inmediato. Gime patéticamente. Boris y su comitiva salen de la catedral. Los boyardos distribuyen limosnas. En un poderoso coro (“Padre benefactor… ¡dadnos pan!”), el pueblo hambriento pide pan. A medida que el coro disminuye, se escuchan los gritos del idiota. Boris le pregunta por qué llora. El idiota le explica el robo de su kopek y le pide a Boris que ordene matar a los jóvenes, como hiciera con el zarévich. Shuiski quiere detener al idiota, pero Boris, en su lugar, pide al hombre que rece por él. Cuando Boris sale, el idiota declara que la Virgen no le permite rezar por el zar Herodes (ver Matanza de los Inocentes). Entonces el idiota canta su lamento (“¡Brotad, brotad, lágrimas amargas!”) sobre el destino de Rusia.

Diseño de Shishkov para la escena del palacio de las Facetas (1870)

Escena 2: El palacio de las Facetas en el Kremlin de Moscú (1605)
Se está celebrando una sesión de la Duma. Los boyardos reunidos escuchan como Schelkálov, leyendo el ukaz del Zar, les informa de la intención del pretendiente de reclamar el trono de Rusia y les pide que lo juzguen. Tras algunas discusiones, los boyardos están de acuerdo (“Está bien, votemos, boyardos”), en un poderoso coro, en que el pretendiente y sus simpatizantes deben ser ejecutados. Shuiski, de quien desconfían, llega con una interesante historia. Al salir de la presencia del Zar, observó cómo Boris intentaba ahuyentar al fantasma del difunto zarévich, exclamando: “¡Vete, vete, niño!”. Los boyardos acusan a Shuiski de difundir mentiras. Sin embargo, un desaliñado Boris entra, repitiendo las palabras de Shuiski: “¡Vete, niño!”. Los boyardos están horrorizados. Tras volver en sí, Boris es informado por Shuiski de que un humilde anciano ha solicitado una audiencia. Pimen entra y cuenta la historia (“Un día, a la hora de vísperas”) de un hombre ciego que oyó la voz del zarévich en un sueño. Dmitri le ordenó ir a Uglich y rezar en su tumba, porque se ha convertido en un hacedor de milagros. El hombre hizo como le había ordenado y recuperó la vista. Esta historia es el golpe final para Boris. Llama a su hijo, declara que se está muriendo, le da un último consejo a Fiodor, reza por la bendición de Dios sobre sus hijos y finalmente muere.

Detalles

Fecha:
diciembre 16, 2018
Hora:
5:00 pm - 7:00 pm
Precio:
$6.000
Categorías del Evento:
,
Etiquetas del Evento:
, , ,
Web:
https://www.facebook.com/events/359930594782032/