Ópera Para Todos: Orfeo y Eurídice con Juan Diego Flórez

El eximio tenor peruano de renombre internacional Juan Diego Flórez deslumbró tanto a la audiencia como a los críticos cuando interpretó virtuosamente el papel de Orfeo en el escenario de La Scala de Milán. El montaje de Shecher y Fulljames empuja la música magistral de Gluck (en la versión francesa de la ópera estrenada en París en 1774) sin robarle protagonismo a la partitura. El sobresaliente trío de voces que protagoniza esta producción se luce junto al estupendo ballet de la Hofesh Shechter Company en un espectáculo inolvidable.
ORFEO Y EURÍDICE desde La Scala de Milán (2018).

Entradas a la venta en Dale.cl

✅DOMINGO 25 DE AGOSTO, 16:00 hrs.
✅$5.000 pre-venta, $6.000 el día del evento.
✅CENTRO ARTE ALAMEDA (Av. Lib. Bernardo O’Higgins 139, Santiago).

Libreto de Pierre-Louis Moline, basado en la obra de Orphée et Euricide de Ranieri de’ Calzabigi.
Ópera en 3 actos, Cantado en francés.
Grabado en Marzo 2018 desde el Teatro Alla Scala, Milán
Duración aproximada 2h09

EQUIPO CREATIVO

Director de escena Hofesh Shechter & John Fulljames
Director musical Michele Mariotti
Coreografía Hofesh Shechter
Escenografía y vestuario Conor Murphy
Iluminación Lee Curran
Dirección de coro Bruno Casoni

EQUIPO ARTÍSTICO

Orphée: Juan Diego Flórez
Eurídice: Christiane Karg
L’Amour: Fatma Said
Producción de la Royal Opera House, Covent Garden, London
Coro y Orquesta de Teatro alla Scala

CENTRO ARTE ALAMEDA (Av. Lib. Bernardo O’Higgins 139, Santiago)

SINOPSIS

Acto I

Nos situamos en la tumba de Eurídice, en un lugar apartado.
En la tumba de Eurídice, fallecida a causa de una mordedura de serpiente unos días después de casarse con Orphée, un coro de ninfas y pastores se han reunido para realizar ritos funerarios. El coro es interrumpido por los gritos de Orphée que, con gran pena, pronuncia el nombre de su novia. Una vez solo, el poeta da rienda suelta a su dolor, dirigiéndose a los dioses y jurando que no dudaría en descender al inframundo para recuperar a su amada novia. De repente, L’Amour se le aparece a Orphée y le dice que, conmovido por su canto, los dioses han decretado que puede ir al inframundo y tratar de traer a Eurídice de vuelta a la tierra, pero con la condición de que, cuando regrese con ella, no se gire para mirarla ni una sola vez. Si lo hace, Eurídice desaparecerá para siempre. Orphée, después de un momento de vacilación, dice que está listo para obedecer la regla y se marcha al inframundo.

Acto II

La puerta de entrada a Hades
En un lugar horrible e infernal, al otro lado del río Cocytus, las Furias y otros personajes diabólicos bailan y cantan en medio del humo y las llamas. Orphée llega con su lira y, gracias al poder liberador de la música, se las arregla para calmar a las criaturas infernales. Las puertas de Hades se abren y las Furias permiten que Orphée pase, pero tan pronto como él desaparece, empiezan de nuevo su danza salvaje.

Los Campos Elíseos

La escena se traslada a los Campos Elíseos, hogar de los Espíritus Bienaventurados, que pasan sus días en un estado de paz interminable sin preocupaciones terrenales. Entre ellos se encuentra Eurídice con un velo, que canta sobre la calma de ese lugar. Cuando ella deja la escena, Orphée entra. Se asombra ante la absoluta tranquilidad que reina en los Campos Elíseos. Pronto comienza la búsqueda de su novia, pidiendo ayuda a los Espíritus Bienaventurados. Le traen a Eurídice y, sin su velo, ella reconoce a su marido. Sin mirarla, Orphée la coge de la mano y la guía hacia la puerta de entrada que conduce a Hades.

Acto III

Una cueva oscura que conduce a las puertas de Hades.
Siguiendo el tortuoso camino a través de las rocas en una atmósfera de oscuras sombras, Orphée conduce a Eurídice fuera de los bosques. La voz de su marido la tranquiliza y le dice que lo siga y que le agarre la mano, pero pronto le pide a Orphée que se detenga por un momento: no puede entender por qué él se niega a mirarla. La inquietud de Eurídice empieza a convertirse en angustia y luego en desesperación. Se detiene y se despide de su marido. Orphée ya no puede resistir: se da la vuelta y Eurídice muere. Abrumado por su pena, él trata de ayudarla, pero ya no hay nada que pueda hacer. Orphée canta su pena y decide quitarse la vida para seguir a su amada hasta la tumba. Una vez más, aparece L’Amour: mantiene a Orphée vivo y le devuelve la vida a Eurídice con sólo tocarla. La pareja está junto el coro de ninfas y pastores, celebrando el dios de L’Amour y sus seguidores.

Ópera Para Todos: La Italiana en Argel

Corporación Cultural Arte Alameda presenta una nueva función del ciclo que trae lo mejor de la ópera internacional a la pantalla grande “Ópera Para Todos”, en esta oportunidad exhibiremos La Italiana en Argel de Gioachino Rossini, espectáculo registrado desde el Gran Teatro del Liceu de Barcelona en diciembre del año 2018, la previa perfecta para la gran presentación de esta obra en el escenario del Teatro Municipal de Santiago en Octubre de este año.

✅DOMINGO 28 DE JUlIO, 16:00 hrs.
✅$5.000 pre-venta, $6.000 el día del evento.
✅CENTRO ARTE ALAMEDA (Av. Lib. Bernardo O’Higgins 139, Santiago).

L’italiana in Algeri es una obra que juega la carta de la liberación de la mujer a través de su protagonista, Isabella, capaz de poner las cosas en su sitio ante el rudo Mustafà. Rossini consiguió, a sus 21 años, un triunfo total con esta farsa cómica en dos actos. A pesar de su juventud, el músico italiano consolidó su estilo personal, como legítimo heredero de la ópera buffa dieciochesca. Grandes arias y espléndidos concertantes —como el onomatopéyico final del primer acto— son algunos de los platos fuertes de este hilarante menú rossiniano.

L’italiana in Algeri regresa al Liceu después de 36 años de ausencia. Vuelve al foso orquestal del Liceu Riccardo Frizza ante un elenco de especialistas en este tipo de repertorio. El regista Vittorio Borrelli plantea un montaje vistoso y colorista, muy acorde con el espíritu imaginativo de la espumeante música rossiniana.

Libreto de Angelo Anelli, Ópera en dos actos, Cantada en italiano
Registrada en diciembre de 2018 desde el Gran Teatre del Liceu, Barcelona
Duración aproximada 2h45

EQUIPO CREATIVO
Dirección musical Ricardo Frizza
Dirección de escena Vittorio Borrelli
Escenografía Claudio Boasso
Vestuari Santuzza Calì
Iluminación Andrea Anfossi
Dirección del coro Conxita Garcia
Production Fondazione Teatro Regio di Torino

EQUIPO ARTÍSTICO
Mustafa: Luca Pisaroni
Isabella: Varduhi Abrahamyan
Elvira: Sara Blanch
Zulma: Lidia Vinyes-Curtis
Haly: Tony Marsol
Lindoro: Maxim Mironov
Taddeo: Giorgio Caoduro

Ópera Para Todos: La Gioconda de Amilcare Ponchielli

LA GIOCONDA desde el Liceu de Barcelona (2019)

✅DOMINGO 30 DE JUNIO, 16:00 hrs.
✅$5.000 pre-venta, $6.000 el día del evento.
✅CENTRO ARTE ALAMEDA (Av. Lib. Bernardo O’Higgins 139, Santiago).

En la Venecia del siglo XVII, Enzo Grimaldo ama a Laura, esposa de Alvise, después de haber abandonado a la desdichada Gioconda, hija de La cieca, acusada de brujería. Esta obra, emblemática del período comprendido entre la madurez verdiana y el incipiente verismo, es la partitura más celebrada de Amilcare Ponchielli. Más allá de la célebre “Danza de las horas” y del aria del suicidio de Gioconda, la partitura esconde momentos de gran lirismo y sensibilidad posrománticos, sin olvidar su magistral orquestación y la escritura vocal para papeles como Laura, La cieca, Enzo Grimaldo o Barnaba. Al lado de un reparto ideal, asume el papel titular Saioa Hernández, que ha emergido recientemente como una de las nuevas estrellas más prometedoras de la ópera en España.

EQUIPO CREATIVO

Dirección musical: Guillermo García Calvo
Dirección de escena: Pier Luigi Pizzi
Escenografía y vestuario: Pier Luigi Pizzi
Coreografía: Gheorge Iancu
Iluminación: Massimo Gasparon
Dirección del coro: Conxita Garcia
Coproducción: Gran Teatre del Liceu, Teatro Real (Madrid) and Arena di Verona
Orquesta sinfónica y coro del Gran Teatre del Liceu.

EQUIPO ARTÍSTICO

Gioconda: Saioa Hernández
Laura Adorno: Dolora Zajick
Alvise Badoero: Ildebrando D’Arcangelo
La Cieca: María José Montiel
Enzo Grimaldi: Brian Jagde
Barnaba: Gabriele Viviani
Zuane/A voice: Carlos Daza
Isepo / A voice: Beñat Egiarte
Barnabotto/ A pilot / A singer: Marc Pujol
Guest Dancer: Alessandro Riga (CND)
Guest Dancer: Letizia Giulia

SINOPSIS

Acto I

En el patio del magnífico Palacio de los Dux de Venecia, durante el Carnaval, se nos presentan en pleno conflicto y sentimientos opuestos los protagonistas de la ópera: Barnaba, influyente y cruel espía al servicio del Consejo de los Diez de Venecia, bajo la apariencia de cantor de historias, enamorado de la Gioconda, una cantante callejera, que no le corresponde en modo alguno y que está enamorada a su vez de Enzo Grimaldo, que se encuentra en la ciudad bajo la apariencia de marinero dálmata pero que en realidad es un noble genovés proscrito en Venecia.
Barnaba trama una serie de intrigas dirigidas a obtener los favores de la Gioconda. En primer lugar, convence a un perdedor en la regata de góndolas que la culpa de su fracaso se debe a un hechizo de La ciega, la madre ciega de la Gioconda. Le resulta fácil excitar los malos instintos de la gente reunida en la plaza, exigiendo éstos que la supuesta bruja sea quemada. La defienden primero su hija y también Enzo, que parte para buscar ayuda, pero es Laura Adorno, mujer de Alvise Badoero, inquisidor de la República, quien cree que en la inocencia de la Ciega y obtiene la gracia de su esposo. La vieja, agradecida, le da su rosario, que según ella le traerá suerte.

Enzo ha vuelto a la plaza y reconoce por la voz –sin dejarlo notar- a Laura, que había sido su gran amor en Génova; ella, que se ha visto obligada a casarse con el noble veneciano, también lo reconoce. Barnaba observa la nueva situación que plantea el amor contrariado de los dos genoveses y sigue con sus maquinaciones. Queda solo con Enzo, le hace ver que está enterado de todo y que lo tiene en sus manos, pero a fin de desengañar a la Gioconda de su amor hacia él le propone conducir aquella misma noche a Laura a su barco para que puedan huir de Venecia. Enzo reconoce que sus amores con la Gioconda eran superficiales y que no ha podido olvidar nunca a Laura, y acepta con ilusión la propuesta.
La Gioconda regresa a la plaza y escucha, escondida, cómo Barnaba dicta a un escribano la denuncia anónima al inquisidor sobre el plan de huida de Laura junto a Enzo, que deposita en la tétrica <>, el buzón en el que se cursan las acusaciones anónimas en Venecia. El espía canta la grandeza y las miserias del gobierno veneciano, la plaza vuelve a llenarse con las máscaras del Carnaval y la Gioconda, con su madre, se lamenta de su destino.

Acto II

Barnaba, disfrazado de pescador, se presenta ante el bergantín de Enzo para comprobar sus efectivos –que comunica a Alvise- y controlar los hechos. Después de que Enzo cante la conocida romanza “Cielo! E mar!” en su puesto de vigía, Barnaba conduce a Laura hasta el barco. Los enamorados cantan su felicidad y amor y esperan la oscuridad de la noche para partir.
Laura, sola, canta a la Madonna suplicando protección. Llega la Gioconda y se produce un violento enfrentamiento entre las dos rivales, que conduce a la cantante, fuera de sí, a intentar matar a Laura con un puñal. Piensa, entonces, que más cruel aún que la muerte será entregarla al marido que llega. Laura, en este momento, muestra el rosario que le dio La ciega. La Gioconda no se siente capaz de destruir a la mujer que salvó a su madre y la ayuda a huir con su barca.
La Gioconda se enfrenta ahora a Enzo, e intenta recuperar en vano su amor diciéndole que Laura se ha ido porque ya no le ama, y le ofrece una nueva vida. El noble la rechaza y la detesta y cuando ella le avisa que llegan las naves enemigas de Alvise, alertadas por Barnaba, para destruirlo, incendia su bergantín mientras los marineros huyen y él se lanza al agua.

Acto III

Alvise da una gran fiesta en su palacio Ca’ d’Oro. No obstante, en una estancia lateral, antes de que lleguen los invitados acusa a su mujer de deslealtad con furia y odio y le ordena que beba un poderoso veneno que le entrega que la hará morir de inmediato. Pero la Gioconda se ha introducido secretamente en el palacio y convence a Laura, cuando el marido sale, de que beba un potente somnífero que ella le da en lugar del veneno, por amor a Enzo y como gratitud a su intervención con La ciega. La fiesta, a la que acude gran número de nobles invitados, se centra en la famosa mascarada de la “Danza de las Horas”, que una compañía de ballet ofrece en la gran sala. Finalizada la danza, entra Barnaba llevando a la Ciega, a la que acusa de nuevo de brujería, pero la vieja dice que se limitaba a rezar por alguien que se está muriendo. Enzo, que también se encuentra disfrazado entre los invitados, se entera por Barnaba que la persona que se muere es Laura y, desesperado, se da a conocer y desafía a Alvise. La Gioconda decide pactar con Barnaba que será suya si ayuda a Enzo a huir de Venecia. Alvise hace ahora un golpe de efecto y abre la estancia en la que Laura aparece como muerta ante el horror de los presentes. Enzo se precipita sobre Alvise para vengarse pero los guardias lo detienen y se lo llevan. Barnaba se apodera de La ciega.

Acto IV

La Gioconda ha escondido a Laura, todavía inanimada, en un palacio medio abandonado de la Giudecca y se lamenta de la desaparición de su madre. Entra en un estado profundo de desesperación y piensa darse muerte –famosa aria “Suicidio”-, pero se siente responsable de la suerte de Laura y Enzo.
Entra Enzo, liberado por Barnaba, convencido de que Laura ha muerto y con el deseo de morir también él. Los intentos de la Gioconda de que reconozca que le ha salvado la vida y le ha dado la libertad solamente tienen como respuesta odio y resentimiento, y el noble llega a amenazarla con el puñal. Aparece en ese momento Laura, despertando de su sueño profundo, y la Gioconda ayuda a huir a los amantes, que reconocen su generosidad y la bendicen.

Llega Barnaba a recibir el pago del pacto convenido. La Gioconda le dice que está dispuesta a entregarle su cuerpo, pide unos momentos para ponerse bella, aprovechándolo para coger el puñal y clavárselo en el pecho. Cuando Barnaba, humillado y furioso, le grita que la noche anterior ahogó a La ciega, la Gioconda ya no puede oírle, pues ha muerto.

Madame Butterfly de Giacomo Puccini #Operaparatodos

Madama Butterfly, interpretada por la soprano Albanesa Ermonela Jaho, vive la historia de un amor imposible, mientras en paralelo la realidad política de su pueblo comienza a ser presionada para abrirse a la cultura occidental. Esta versión de la obra de Giacomo Puccini fue registrada desde el Teatro Real de Madrid en junio del 2017, bajo la perspectiva del renombrado director teatral español Mario Gas.
✅DOMINGO 26 DE MAYO, 16:00 hrs.
✅$5.000 pre-venta, $6.000 el día del evento.
✅CENTRO ARTE ALAMEDA (Av. Lib. Bernardo O’Higgins 139, Santiago).

Las esposas temporales eran una realidad extendida en el Japón de finales del XIX. Occidente, con Estados Unidos a la cabeza, había establecido relaciones diplomáticas y comerciales con el país a mediados de siglo, y la fascinación por la cuna de las geishas se había extendido como la pólvora. La influencia de Oriente –un oriente imaginado desde la lejanía– se plasmaría en obras de una amplia paleta de artistas europeos y norteamericanos, y seguiría nutriendo la vida cultural occidental hasta bien entrado el siglo XX. En esta línea, el personaje de Butterfly es una cruda encarnación del conflicto entre dos civilizaciones irreconciliables, una de las cuales avasalla a la otra. Hombre de finísimo instinto teatral, Puccini retrata de manera magistral la fragilidad de una geisha enamorada que ingenuamente se cree correspondida por un apuesto oficial de la marina norteamericana, en una partitura en la que se evocan melodías japonesas tradicionales convenientemente armonizadas. El fiasco que supuso el estreno de Madama Butterfly en Milán no hizo cejar al compositor en su empeño de sacar adelante la que él mismo consideró su obra más sincera y expresiva. El tiempo acabaría dándole la razón.

Mario Gas sitúa la historia en un plató cinematográfico en los años 30 y propone tres perspectivas simultáneas a través de las cuales vivir este drama conmovedor: la ópera en sí, la grabación cinematográfica que se hace de la misma y su reproducción en blanco y negro en una gran pantalla.

Libreto de Giuseppe Giacosa y Luigi Illica, basado en la obra de teatro Madama Butterfly de David Belasco.

Ópera en 3 actos. Cantado en italiano.
Grabado en Junio 2017 desde Teatro Real, Madrid
Duración aproximada 2h 25

EQUIPO CREATIVO

Director de escena Mario Gas
Director musical Marco Armiliato
Escenografía Ezio Frigeiro
Vestuario Franca Squarciapino
Iluminación Vinicio Cheli
Dirección de coro Andrés Máspero

EQUIPO ARTÍSTICO

Madama Butterfly Ermonela Jaho
Suzuki Enkelejda Shkosa
Mrs. Kate Pinkerton Marifé Nogales
B.F. Pinkerton Jorge de León
Sharpless Àngel Òdena
Goro Francisco Vas
El príncipe Yamadori Tomeu Bibiloni
El tío Bonzo Fernando Radó
Producción del Teatro Real
Coro y Orquesta de Teatro Real

SINOPSIS

ACTO I

Una colina desde la que se divisa la ciudad y el puerto de Nagasaki. Pinkerton, teniente de la marina norteamericana, ha negociado con el casamentero japonés Goro su boda con Cio-Cio-San, también conocida como Butterfly. La boda está a punto de celebrarse. Goro enseña a Pinkerton la casa que está incluida en el contrato de matrimonio y le presenta a sus futuros sirvientes, entre los cuales se encuentra Suzuki, la doncella de Butterfly. Aparece Sharpless, el Cónsul americano, con quien Pinkerton ha trabado amistad. La entrada de Butterfly, acompañada de sus amigas, obra un efecto mágico en los americanos. Con la llegada de los familiares y amigos de la novia se inician los sencillos ritos de la boda japonesa, que tiene como inesperado invitado al tío bonzo de Cio-Cio-San. Encolerizado al saber que su sobrina ha rechazado la religión de su familia y se ha convertido al cristianismo, la maldice y obliga a todos los parientes a renegar de ella. Butterfly rompe a llorar, lo que hace que Pinkerton pierda la paciencia y ordene a todos que abandonen la casa. A solas con su jovencísima mujer, intenta consolarla mientras cae suavemente la noche. Butterfly, que ha tenido que renunciar a todo cuanto tenía para convertirse en su esposa, se siente dichosa. Extasiada, se entrega a su marido.

ACTO II

Han pasado tres años desde que Pinkerton dejó Nagasaki. Butterfly y Suzuki viven esperando su regreso. Suzuki ha perdido la esperanza, pero Butterfly se niega a creer que Pinkerton la ha abandonado y, convencida de su regreso, hace ver a Suzuki cómo será el día en que él vuelva a casa. Sharpless, que llega acompañado de Goro, comunica a Butterfly que ha recibido una carta de Pinkerton anunciando su regreso. La desbordante alegría de la japonesa impide a Sharpless contarle el verdadero motivo de su regreso. Goro, que durante los últimos meses ha intentado volver a casarla, anuncia la llegada de uno de los pretendientes, el adinerado Yamadori, pero Butterfly, exultante por el regreso de Pinkerton, lo rechaza. Sharpless intenta leerle el resto de la carta y hacerle ver que es posible que su marido venga con intenciones de no quedarse. Ella admite que entonces tendría que elegir entre volver a convertirse en geisha o quitarse la vida, pero está convencida de que cambiará de idea cuando vea al hijo que concibieron juntos. Suena el cañón del puerto que anuncia la llegada de un barco. Butterfly, muy nerviosa, comprueba desde lejos con Suzuki que se trata del de su marido y, anticipando su llegada, se apresura a engalanar con flores toda la casa y a vestirse con el traje de novia. Después viste al niño y lo sienta a su lado, junto a Suzuki, para que vea llegar a su padre. Cae la noche. Empieza una larga espera.

ACTO III

Amanece. Suzuki y el niño se han quedado finalmente dormidos. Butterfly ha pasado la noche en vela. Cuando Pinkerton aparece acompañado de Sharpless, el júbilo se convierte en tristeza: Pinkerton se ha casado con una americana y viene para llevarse al niño a su país. Sobrecogida, pero manteniendo la dignidad, Butterfly consiente en entregar el niño a Pinkerton con una sola condición: que sea él quien venga en persona a recogerlo. Sharpless parte en busca de Pinkerton mientras Butterfly decide quitarse la vida con el mismo cuchillo con el que se suicidó su padre. Tras despedirse de su hijo, se retira detrás de un biombo y se atraviesa la garganta. Mientras se arrastra agonizando hacia el niño para besarlo por última vez, llegan Pinkerton y Sharpless. Butterfly extiende su brazo hacia el niño y muere. Pinkerton cae de rodillas a su lado. Sharpless coge al pequeño y lo abraza.

Ópera Para Todos: Boris Godunov con Alexander Pushkin

Corporación Cultural Arte Alameda presenta:
CICLO ÓPERA PARA TODOS:
Domingo 16 de diciembre, 17 hrs.
$5.000 preventa. $6.000 el día del evento
Venta en boletería entre 15 y 21 hrs.
Centro Arte Alameda (av. Lib Bernardo O’Higgins 139)

“El poder de los vivos es insoportable para el pueblo. Solo puede amar a los muertos.” – Boris Godunov, Alexander Pushkin

Cuando en 1824 Pushkin eligió a Boris Godunov para su primer drama histórico, conocía bien al coloso que estaba a punto de abordar. Armado con su lectura de Shakespeare, Pushkin reescribió la épica historia del deslumbrante reino del zar de Rusia (1598-1605). De hecho, varios elementos de Macbeth aparecen a lo largo de esta fábula política, donde un impostor que ambiciona el trono persigue a Boris, fingiendo regresar como el niño al que Boris asesinó en su día para conseguir el poder. Adaptando este poema épico, Musorgski compuso una meditación sobre la soledad del poder, un drama populista donde el verdadero protagonista es el pueblo ruso y su carga de eterno sufrimiento.

Ivo Van Hove no es ajeno a los grandes frescos políticos, después de haber llevado a escena Tragédies Romaines y Kings of War, ambas basadas en obras de Shakespeare. Esta es su primera producción para la Ópera de París. La producción presenta a Ildar Abdrazakov, “uno de los jóvenes bajos más solicitados en el mundo de la ópera” (Vanity Fair) y “uno de los cantantes rusos más fascinantes que han emergido en la escena internacional en la última década” (Opera News).

Opera en un prólogo y 3 actos, Cantada en ruso
Libreto de Modest Mussorgski
Desde la Opéra national de Paris
Duración: 2h10 sin entreacto.

EQUIPO CREATIVO

Dirección de orquesta Vladimir Jurowski
Dirección de escena Ivo Van Hove
Escenografía y luces Jan Versweyveld
Diseño vestuario An D’Huys
Dramaturgia Jan Vandenhouwe
Dirección del coro José Luis Basso
Orquesta y Coro Orquesta y Coro de la Opéra national de Paris

EQUIPO ARTÍSTICO

Boris Godounov Ildar Abdrazakov
Fiodor Evdokia Malevskaya
Xenia Ruzan Mantashyan
La nourrice Alexandra Durseneva
Le prince Chouiski Maxim Paster
Andrei Chtchelkalov Boris Pinkhasovich
Pimen Ain Anger
Grigori Otrepiev Dmitry Golovin
Vaarlam Evgeny Nikitin
L’aubergiste Elena Manistina
L’innocent Vasily Efimov
Mitioukha Mikhail Timoshenko
Police Officer Maxim Mikhailov
A boyar, voice in the crowd Francisco Simonet
Misail Peter Bronder

SINOPSIS

PARTE I / PRÓLOGO
El telón se abre sobre una multitud en el patio del monasterio, donde el fatigado regente Boris Godunov se ha retirado temporalmente. Nikítich, oficial de policía, ordena al pueblo reunido que se arrodille, incitándole a clamar para que Boris acepte el trono. Desde el pórtico de la catedral de la Dormición, el príncipe Shuiski exhorta al pueblo a glorificar al zar Boris. Mientras el pueblo canta un gran coro de elogio, una solemne procesión de boyardos sale de la catedral. El pueblo se arrodilla. Boris aparece en el pórtico de la catedral. Los gritos de “¡Gloria!” alcanzan un clímax y disminuyen. Boris hace un breve monólogo (“Mi alma se aflige”), dejando entrever una sensación de inquietante presagio. Ora por la bendición de Dios y espera ser un gobernante justo y bueno.

PARTE II
Escena 1: Noche. Una celda en el monasterio de Chúdov
Pimen, un venerable monje, escribe una crónica (“Un último relato”) de la historia de Rusia. El joven novicio Grigori se despierta de un horrible (y profético) sueño y se lo cuenta a Pimen: subía a una alta torre, era escarnecido por el pueblo de Moscú y al final caía al vacío. Pimen le aconseja que ayune y ore. Grigori lamenta haberse retirado tan pronto de los asuntos mundanos para convertirse en monje. Envidia los primeros años de aventuras de Pimen. Pimen habla con aprobación de Iván el Terrible y de su hijo Fiodor, quienes mostraron una gran devoción espiritual, y los compara con Boris, un regicida.

Tras descubrir la similitud de edad entre él y el zarévich asesinado, Grigori concibe la idea de hacerse pasar por el pretendiente. Al salir Pimen para el oficio de maitines, Grigori declara que Boris no escapará del juicio del pueblo ni del juicio de Dios.

Escena 2: Una posada en la frontera lituana (1603)
Los vagabundos Varlaam y Misail están con Grigori en la frontera lituana. Tras saludarse, Varlaam pide un poco de vino. Cuando la posadera regresa con una botella, Varlaam bebe y se lanza a una feroz canción (“Una vez en la ciudad de Kazán”) sobre el asedio de Iván el Terrible a Kazán. Los dos monjes se emborrachan rápidamente y pronto empiezan a dormitar. Grigori pregunta sigilosamente a la posadera la dirección hacia la frontera lituana. Aparecen policías en busca de un monje hereje fugitivo (Grigori), quien se ha escapado del monasterio de Chúdov anunciando que va a convertirse en el zar de Moscú. Al observar la apariencia y comportamiento sospechosos de Varlaam, el jefe de policía cree que ha encontrado a su hombre. No puede leer el ukaz (edicto) que lleva, sin embargo Grigori se ofrece voluntario para hacerlo. Lo hace, pero, mirando con atención a Varlaam, sustituye su descripción por la de él. Los policías atrapan rápidamente a Varlaam, quien protesta por su inocencia y pide leer el ukaz. Varlaam apenas sabe leer, pero con dificultad consigue leer la descripción del sospechoso, que evidentemente coincide con la de Grigori. Grigori blande una daga y salta por la ventana. Los hombres van en su búsqueda.

PARTE III
Ahora entra el príncipe Shuiski. Boris lo insulta, acusándole de conspirar con Pushkin, un antepasado del poeta. Sin embargo, el príncipe trae graves noticias. Ha aparecido un pretendiente en Lituania. Boris exige, enojado, saber su identidad. Shuiski teme que el pretendiente pueda atraer a seguidores al llevar el nombre del zarévich Dmitri. Conmocionado por esta revelación, Boris hace salir a Fiodor. Ordena a Shuiski sellar la frontera con Lituania y, claramente al borde de la locura, le pregunta a Shuiski si ha oído hablar de niños muertos que se levanten de sus tumbas para cuestionar a los zares. Boris quiere estar seguro de que el niño muerto que el príncipe ha visto en Uglich sea realmente Dmitri. Amenaza a Shuiski con una ejecución espantosa si miente. El príncipe describe la horrible escena del asesinato de Dmitri en una breve y hermosa aria (“En Uglich, en la catedral”). Pero da indicios de que ha sucedido un milagro (incorruptibilidad). Boris empieza a ahogarse por la culpa y el remordimiento y da una señal a Shuiski para que salga. Boris sufre alucinaciones (alucinación o escena del ‘reloj’). El espectro del difunto Dmitri se acerca a él. Dirigiéndose a la aparición, niega su responsabilidad por el crimen: “¡Vete, vete, niño! No soy tu asesino… ¡la voluntad del pueblo!”. Se desploma, rezando para que Dios tenga misericordia de su alma culpable.

PARTE IV
Escena 1: La plaza ante la catedral de Basilio el Bendito en Moscú (1605)
Una multitud se acerca a la catedral de la Intercesión (el templo de Basilio el Bendito) en la plaza Roja. Muchos son mendigos y, ocasionalmente, aparecen policías. Un grupo de hombres entra, discutiendo sobre el anatema que el diácono ha pronunciado sobre Grishka (Grigori) Otrepyev en la misa. Identifican a Grishka como el zarévich. Con un creciente entusiasmo, cantan el avance de sus fuerzas hacia Kromy, su intento de recuperar el trono de su padre y la derrota a la que conducirá a los Godunov. Entra un idiota, perseguido por unos golfillos. El idiota canta una canción absurda (“La luna se va, el gato maúlla”). Los golfillos le saludan y le dan golpes en su sombrero de metal. El idiota tiene un kopek (moneda) que los golfillos le roban de inmediato. Gime patéticamente. Boris y su comitiva salen de la catedral. Los boyardos distribuyen limosnas. En un poderoso coro (“Padre benefactor… ¡dadnos pan!”), el pueblo hambriento pide pan. A medida que el coro disminuye, se escuchan los gritos del idiota. Boris le pregunta por qué llora. El idiota le explica el robo de su kopek y le pide a Boris que ordene matar a los jóvenes, como hiciera con el zarévich. Shuiski quiere detener al idiota, pero Boris, en su lugar, pide al hombre que rece por él. Cuando Boris sale, el idiota declara que la Virgen no le permite rezar por el zar Herodes (ver Matanza de los Inocentes). Entonces el idiota canta su lamento (“¡Brotad, brotad, lágrimas amargas!”) sobre el destino de Rusia.

Diseño de Shishkov para la escena del palacio de las Facetas (1870)

Escena 2: El palacio de las Facetas en el Kremlin de Moscú (1605)
Se está celebrando una sesión de la Duma. Los boyardos reunidos escuchan como Schelkálov, leyendo el ukaz del Zar, les informa de la intención del pretendiente de reclamar el trono de Rusia y les pide que lo juzguen. Tras algunas discusiones, los boyardos están de acuerdo (“Está bien, votemos, boyardos”), en un poderoso coro, en que el pretendiente y sus simpatizantes deben ser ejecutados. Shuiski, de quien desconfían, llega con una interesante historia. Al salir de la presencia del Zar, observó cómo Boris intentaba ahuyentar al fantasma del difunto zarévich, exclamando: “¡Vete, vete, niño!”. Los boyardos acusan a Shuiski de difundir mentiras. Sin embargo, un desaliñado Boris entra, repitiendo las palabras de Shuiski: “¡Vete, niño!”. Los boyardos están horrorizados. Tras volver en sí, Boris es informado por Shuiski de que un humilde anciano ha solicitado una audiencia. Pimen entra y cuenta la historia (“Un día, a la hora de vísperas”) de un hombre ciego que oyó la voz del zarévich en un sueño. Dmitri le ordenó ir a Uglich y rezar en su tumba, porque se ha convertido en un hacedor de milagros. El hombre hizo como le había ordenado y recuperó la vista. Esta historia es el golpe final para Boris. Llama a su hijo, declara que se está muriendo, le da un último consejo a Fiodor, reza por la bendición de Dios sobre sus hijos y finalmente muere.

Ópera Para Todos: Lohengrin (Wagner) con Anna Netrebko

Corporación Cultural Arte Alameda presenta:
CICLO ÓPERA PARA TODOS: LOHENGRIN (Richard Wagner)
Con Anna Netrebko y Piotr Beczała
Domingo 25 de noviembre, 17 hrs.
$5.000 preventa. $6.000 el día del evento
Venta en boletería entre 15 y 21 hrs.
Centro Arte Alameda (av. Lib Bernardo O’Higgins 139)
VENTA ONLINE: https://ticket.dale.cl/entradas/es/opera-para-todos–lohengrin

Lohengrin Spanish from Centro Arte Alameda on Vimeo.

Protagonizando sus primeros papeles wagnerianos, Anna Netrebko y Piotr Beczała, desde el escenario de la Semperoper de Dresde y liderados por la batuta de Christian Thielemann, recibieron una ovación de pie del público y una aclamación igualmente cálida de la crítica: “¡Puro deleite! ¡Aplausos sin fin!” (Frankfurter Allgemeine Zeitung).

El papel debut de Anna Netrebko como Elsa era uno de los eventos musicales más largamente esperados: “La soprano cantó una Elsa exuberante y madura, con innegables sombras de belcanto, totalmente cómoda dentro del universo romántico de Wagner. La interpretación finamente calibrada de Netrebko capturó toda la gama del desarrollo emocional de Elsa… Su aterciopelada voz parecía brillar desde dentro” (Opera News). La “primadonna assoluta” (Die Welt) brilla junto con Piotr Beczała, su compañero wagneriano, cuyo debut en el papel como el epónimo Caballero del Grial le ha granjeado al aclamado tenor elogios tanto de los aficionados como de la crítica: “La revelación fue Piotr Beczała, quien estuvo simplemente perfecto en el papel del título” dijo WQXR. “Netrebko y Beczała son estrellas de Wagner” resumió el New York Times “y fueron celebrados frenéticamente por el público” (Süddeutsche Zeitung).

Georg Zeppenfeld, como un convincente y majestuoso Enrique el Pajarero, y los destacados wagnerianos Evelyn Herlitzius y Tomasz Konieczny, como los oponentes Ortrud y Federico de Telramund, completan el reparto de la ópera favorita del rey Luis II en la Semperoper de Dresde, donde se ha escrito parte de la historia operística al acoger tres importantes estrenos de Wagner. En la fosa se encuentra la ‘Wunderharfe’ (arpa maravillosa) de Wagner, la Staatskapelle de Dresde, dirigida por Christian Thielemann, sin duda el actual director más destacado de este repertorio. “Algunos han recibido con entusiasmo esta producción como el mejor Lohengrin de todos los tiempos, y sin duda se encuentran ante una de las diez mejores representaciones de ópera de su vida” (Die Welt).

La puesta en escena, una recuperación de la intemporal producción de Christine Mielitz, cuenta la historia de la malvada pareja formada por Ortrud y Telramund, quienes quieren apoderarse de Brabante y destruir a Elsa, heredera del trono después de la desaparición de su hermano Gottfried, y es la primera con profundidad psicológica, escenario intemporal y trajes imponentes: “La estrella de la aclamada producción escénica sigue brillando” (New York Times).

Libreto de Richard Wagner
Ópera en tres actos, Cantada en alemán
Desde la Semperoper Dresden, Grabado en febrero 2015
Duración: 3h 35min

EQUIPO CREATIVO

Dirección de orquesta: Christian Thielemann
Dirección de escena: Angela Brandt, a partir de la producción original de Christine Mielitz (1983)
Dirección del coro: Jörn Hinnerk Andresen
Orquesta: Staatskapelle Dresden
Coro: Sächsischer Staatsopernchor Dresden

EQUIPO ARTÍSTICO

Heinrich der Vogler: Georg Zeppenfeld
Lohengrin: Piotr Beczała
Elsa von Brabant: Anna Netrebko
Friedrich von Telramund: Tomasz Konieczny
Ortrud: Evelyn Herlitzius
El Heraldo del Rey: Derek Welton
Cuatro Nobles de Brabant: Tom Martinsen, Simeon Esper, Matthias Henneberg, Tilmann Rönnebeck
Cuatro Pajes: Jana Hohlfeld, Monika Harnisch, Annett Eckert, Masako Furuta

SINOPSIS

ACTO I
El conde Telramund presenta cargos contra Elsa de Brabante ante el rey Enrique I. La acusa de haber asesinado a su hermano menor, Gottfried, con el fin de obtener el trono de Brabante para ella.
El Rey ordena un juicio por ordalía: un duelo entre Telramund y un campeón que luchará en nombre de Elsa decidirá su inocencia o culpabilidad, pero nadie defensa la causa de Elsa. Entonces ocurre un milagro: un extranjero a quien Elsa había visto en sueños asume el desafío y derrota a Telramund. El hombre desconocido ofrece a Elsa su mano en matrimonio bajo la condición de que nunca le pregunte por su nombre o su procedencia. Sobre Elsa recae la responsabilidad de que el nuevo gobernante, considerado como un héroe por el pueblo de Brabante, se quede o se vaya.

ACTO II
Ortrud, quien había presionado a su esposo Telramund para presentar la falsa acusación contra Elsa, prepara un nuevo plan de venganza tras la derrota. Fingiendo amistad y simpatía, siembra dudas sobre el caballero sin nombre en el corazón de Elsa. Al día siguiente, ante la catedral donde se celebra la boda, las cosas llegan a un punto crítico. Ortrud y Telramund acusan al héroe extranjero de brujería y fraude. Una vez más, este vuelve a poner en manos de Elsa la cuestión de confianza, a la que ella responde con una declaración inequívoca hacia su esposo.

ACTO III
Una vez a solas con su protector, Elsa ya no puede resistirse a la pregunta prohibida. En ese momento, Telramund irrumpe en la cámara nupcial con sus conspiradores cómplices para asesinar al héroe extranjero. Elsa le entrega el arma con la que Telramund es alcanzado mortalmente. El extranjero desea ahora revelar públicamente su secreto.
Ante el Rey y los representantes reunidos, Lohengrin proclama su nombre y sus antecedentes. Ortrud se regocija por el fracaso de la misión de Lohengrin, pero su triunfo no dura demasiado. Con una oración, Lohengrin trae de regreso al joven Gottfried, el legítimo heredero creído muerto.

La Bohème de Giacomo Puccini

Ambientada en un futuro desprovisto de esperanza, donde el amor y el arte se convierten en el único medio de trascendencia, este montaje espacial de la obra de Puccini ha causado variadas opiniones y abre la conversación sobre la puesta en escena de las adaptaciones modernas. Realizado en diciembre del año 2017 y con las grandes interpretaciones de Sonya Yoncheva, Aida Garifullina y Atalla Ayan, este novedoso espectáculo es uno de los platos fuerte del programa de este año.

El libreto es de Luigi Illica y Giuseppe Giacosa.

“¿Quién soy? Soy poeta. ¿A qué me dedico? Escribo. Y, ¿cómo vivo? ¡Vivo!” – Rodolfo, Acto I

Corporación Cultural Arte Alameda presenta una nueva función de Ópera Para Todos, en esta oportunidad exhibiremos La Bohème de Giacomo Puccini, espectáculo registrado desde la Ópera Nacional de París en diciembre del año 2017. La puesta en escena de esta nueva producción ha sido confiada a Claus Guth, quien ubica el drama en terreno espacial.

Nadie describió mejor a los medio hambrientos y luchadores artistas parisinos de mediados del siglo XIX que el escritor Henri Murger en Scènes de la Vie de Bohème. Sin embargo, estos artistas bohemios están dispuestos a quemar un manuscrito para mantenerse calientes; en una época de triunfante materialismo burgués, sueñan con otra existencia. En base a estas escenas de la vida bohemia, Puccini nos ofrece una conmovedora historia de amor y algunas de las más bellas músicas de la historia de la ópera, contando la historia del poeta Rodolfo y la frágil Mimí.

El director de orquesta Gustavo Dudamel (actualmente director artístico y musical de la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles) lidera un reparto fantástico, incluyendo a Sonya Yoncheva, Aida Garifullina, Atalla Ayan, Alessio Arduini y Artur Ruciński.

Ópera en cuatro actos,
Cantada en italiano
Registrado el 12 de Diciembre, 2017.
Desde la Ópera nacional de París
Duración 2h35

Trailer

Equipo creativo

Dirección de orquesta: Gustavo Dudamel
Dirección de escena: Claus Guth
Escenografía: Étienne Pluss
Iluminación: Fabrice Kebour
Vídeo: Arian Andiel
Coreografía: Teresa Rotemberg
Dramaturgia: Yvonne Gebauer
Dirección del coro: José Luis Basso

Reparto

Mimì: Sonya Yoncheva
Musetta: Aida Garifullina
Rodolfo: Atalla Ayan
Marcello: Artur Ruciński
Schaunard: Alessio Arduini
Colline: Roberto Tagliavini
Alcindoro: Marc Labonnette
Parpignol: Antonel Boldan
Sargento: Florent Mbia
Aduanero: Jian-Hong Zhao
Un comerciante: Fernando Velasquez

Coro y Orquesta de la Opéra national de Paris.

DOMINGO 28 DE OCTUBRE, 17:00 hrs. $5.000 pre-venta, $6.000 el día del evento.
CENTRO ARTE ALAMEDA (Av. Lib. Bernardo O’Higgins 139, Santiago)

Sinopsis

ACTO I

París: Un buhardilla en el Barrio Latino

Mientras tratan en vano de mantenerse calientes, el poeta Rodolfo y el pintor Marcelo se unen al filósofo Colline delante de la estufa. Otro amigo, el músico Schaunard, ha tenido buena suerte y llega con comida y leña, pero sugiere guardar la comida y, en su lugar, comer fuera, ya que tiene dinero y es Nochebuena.

El propietario Benoit les exige el alquiler. Le pagan, pero lo emborrachan y le roban de nuevo. Cuando admite serle infiel a su esposa, fingen indignación moral y lo echan fuera. Se dirigen al café Momus, salvo Rodolfo, quien debe finalizar un artículo y se unirá a ellos en breve. Mimí llama a la puerta, en busca de una cerilla para su vela. Se desmaya y Rodolfo queda impresionado por su belleza y su palidez.

Rodolfo vuelve a encender la vela, pero ahora Mimí ha perdido su llave. Cuando ambas velas se apagan, buscan la llave a la luz de la luna. Rodolfo la encuentra y se la guarda silenciosamente en el bolsillo, ofreciéndose a calentar la fría mano de Mimí. Le dice que es poeta y ella le habla de su vida como costurera. Mientras se preparan para unirse a sus amigos, admiten su fuerte atracción mutua.

#Óperaparatod@s
LA BOHÈME de Giacomo Puccini
Domingo 28 de octubre, 17 hrs.
Precios: $5.000 preventa – $6.000 Día del evento.
Entradas a la venta en boletería entre 15 y 21 hrs.
VENTA ONLINE.