Cargando Eventos

« All Eventos

  • Este evento ha pasado.

Poesía sin fin

diciembre 12, 2016 - mayo 18, 2017

  • Dir: Alejandro Jodorowsky
  • Chile – Francia
  • 2016
  • 130 min

SALA 2 – 16:00 hrs.

Poesía sin Fin, es una continuación de La Danza de la Realidad de 2013, siendo ambas cintas biográficas sobre la niñez y adolescencia del cineasta en un comienzo en Tocopilla y luego en Santiago, a mediados de los años 50. La película fue aclamada en la reciente Quincena de Realizadores del Festival de Cannes.

SINOPSIS

Dejando atrás su infancia y su nativa Tocopilla, el joven Alejandro Jodorowsky sigue su familia a Santiago de Chile. Bajo la presión familiar, Alejandrito lucha para afirmar sus deseos y hallar su propio camino. La capital chilena, floreciente, llena de artistas y poetas, será el marco perfecto para su crecimiento interior. Introducido por su primo Ricardo en el hogar de las hermanas Cereceda donde viven y crean juntos marionetistas, bailarines escultores y pintores, Alejandrito emprende el camino hacia su realización como poeta, desafiando todos los limites. En el epicentro artístico chileno de los años cuarenta y cincuenta, al lado de jóvenes poetas como Enrique Linh, Nicanor Parra y en los brazos de su primer amor Stella Díaz, el destino poético de Alejandro se define y un mundo nuevo se abre ante él… cambiando su vida por siempre.

 

MANIFIESTO POÉTICO

Esta película es para mi la mejor oportunidad de transmitir mi amor profundo por la poesía a un mundo que la ha olvidado casi completamente; un mundo lleno de violencia, de ceguera, de zombis amnésicos, dentro del cual prevalece la idea que no queda lugar para el arte. Una mentira que se reveló ante mi cuando yo era un joven muchacho en Santiago de Chile; cuando la poesía cambió mi vida.

Junto con Linh, Parra, Díaz y otros, descubrí un mundo de infinitos posibles. Para nosotros, ser poeta era más que sólo escribir. Iba mas allá de las palabras; era una forma de ver el mundo. Nos mostró que la imaginación y la creatividad son tierras interminables. Fueron nuestro país, nuestro territorio. Ahí hallamos un refugio donde acumular fuerza y valor para enfrentar la vida.

La poesía tiene una fuerza única, permitiendo que nuestra percepción de la realidad se amplifique, liberándonos de nuestras limitaciones, estirándose mas allá del intelecto racional. Adentrarse en el territorio poético por el medio cinematográfico propone incalculables posibilidades tanto estéticas como narrativas; donde se potencia al máximo la fuerza simbólica, tanto de la palabra como de la imagen.

Esta película es la oportunidad de recordarnos una joya olvidada. ¡Despertemos a los muertos!

AUTOBIOGRAFÍA E HISTORIA

Poesía Sin Fin es para mí la oportunidad de completar el trabajo que inauguramos con La Danza de la Realidad retomando la propuesta de un relato autobiográfico. Volver sobre mis propias vivencias es la forma más honesta de dar a ver el impacto que puede tener la poesía sobre nuestras vidas, transformándolas sin concesión. En mi camino tuve la suerte de encontrar a grandes artistas de todas las décadas; gente con creatividades enormes, con almas llenas de poesía.

Aparte de ser una oda a la poesía, la película es un relato que junta en un mismo lugar y en un mismo momento a eminentes personajes artísticos e intelectuales del Chile de mi juventud. Un Chile que ellos, que nosotros, revolucionamos sino políticamente, poéticamente. La poesía era nuestra única arma, era nuestro idioma y nuestro modo de ser. La compartíamos, atravesando innombrables aventuras, maravillas y decepciones. Siempre juntos.

Reanimar esta época formidable en una película es proponer otra Historia cultural; un contrapunto a la visión eurocentrista del arte moderno. Antes de conocer al grupo de André Breton en Paris, ¡nosotros éramos surrealistas! Mucho antes de la vanguardia sesentera de Nueva York, ¡nosotros hacíamos, lo que ellos luego llamaron “happenings”! La herencia que le han dejado –entre otros– Parra, Huidoboro, Linh a Chile es una riqueza invaluable y no podemos permitir que se olvide. La Poesía forma parte constitutiva de nuestro Patrimonio Nacional.

Los personajes que he inventado a través de mis libros y películas – por muy provocadores, surrealistas y extraordinarios que sean – no son más que copias y derivados de los primeros verdaderos personajes surreales que conocí en mi vida. Ellos son la matriz. Esta película me permite retratar estos individuos increíbles que realmente vivieron así; sin restricción.

SANTIAGO DE CHILE

La capital chilena era para mi la ciudad que me acogió cuando fui arrebatado de mi Tocopilla natal. Devastado por haber tenido que alejarme del pueblo de mi infancia, los primeros tiempos en Santiago se sintieron como una pesadilla. La calle Matucana se me hacia como una prisión opresiva. En mi memoria, mis años en Chile se asimilaban a sufrimiento y soledad. Pero hoy, a mis 85 años, tengo la certeza de haber nacido en Chile para encontrar al arte en mi camino.

En los años cuarenta y cincuenta, Chile vibraba con poesía más que cualquier otro lugar del mundo. Allá la poesía se infiltraba en todos los aspectos de la vida; en la política, en la educación, en el amor… Me acuerdo que después de las seis la capital se transformaba. Los burócratas se deshacían de sus personalidades monótonas tan pronto dejaban las oficinas, transformándose en seres mágicos, libres de toda convención social. No había fiesta donde no los hallaras borrachos declamando versos de Pablo Neruda, Gabriela Mistral o Vicente Huidoboro.

Mientras el mundo entero sufría las atrocidades de la Segunda Guerra Mundial, los chilenos gozaban aislados del resto del planeta por el Pacífico y los Andes. Aun con sus problemas internos, al compararlo con el resto del mundo Chile era un remanso de paz donde la fiesta reinaba. Una euforia y locura colectiva se adueñaba del país entero al atardecer. Festejábamos la falta de solidez del mundo.

La vida era precaria, y nuestro mundo era gobernado por une realidad incierta y ambigua. ¡En Chile la tierra temblaba cada seis días! No se podía saber como acabaría una noche de fiesta. Los poetas vivían a un exceso eufórico: Neruda, coleccionista obsesivo, construyo una casa-museo en forma de castillo, juntando al rededor todo un pueblo. Huidoboro, no se contentó con escribir “Por que cantáis la rosa ¡oh poetas! Hacedla florecer en el poema” sino también tapizó el piso de su casa con tierra fértil y plantó cien rosales. Los poetas emergían de la literatura para colonizar los eventos de la vida cotidiana. Eran ídolos, mostrándonos una nueva y hermosa forma de vivir.

Son esos los recuerdos que guardo de Chile : un país feroz, lleno de creatividad y libertad, que me guió en mis primeros pasos como poeta. Un país que me rodeó de seres maravillosos que me cuidaron, me inspiraron y que fueron mis maestros. Mi encuentro con el arte, fue gracias a Chile. Mi razón de ser, me la dio Chile.

EQUIPO

Director: Alejandro Jodorowsky
Director de la Fotografía : Christopher Doyle
Montadora : Maryline Monthieux
Productor Ejecutivo : Xavier Guerrero Yamamoto
Compositor: Adán Jodorowsky
Mezclador de Audio : Jean-Paul Hurier
Orquestación : Jon Handelsman
Ingeniero de Sonido : Guadalupe Cassius
Diseñador de Sonido : Sandy Notatianni

Vestuario : Pascale Montadon-Jodorowsky


REPARTO

Alejandro : Adán Jodorowsky
Stella Díaz : Pamela Flores
Sara Felicidad : Pamela Flores
Alejandrito : Jeremias Herskovits
Jaime : Brontis Jodorowsky
Enrique Linh : Leandro Taub

Detalles

Comienza:
diciembre 12, 2016
Finaliza:
mayo 18
Evento Categorías:
, ,

Lugar

Sala 2, Centro Arte Alameda
Alameda 139
Santiago, Chile
+ Google Map